Críticas a las declaraciones de Revilla sobre Cementos Alfa

A. Q. Reinosa

Ecologistas en Acción considera "totalmente desafortunadas las manifestaciones realizadas por el presidente del Gobierno de Cantabria en apoyo al proyecto de Cementos Alfa, sin la más mínima referencia, consideración y total desprecio para la inmensa mayoría social que ha manifestado su rechazo a este proyecto por el temor a sus posibles consecuencias para la salud, así como su impacto económico y ambiental". En cuanto a las promesas de cumplimiento de la legislación vigente por parte de Cementos Alfa y el Gobierno regional es, ieen este caso como en tantos otros, un brindis al sol. Malamente puede el señor Revilla hablar de legalidades, teniendo Cantabria el dudoso honor de ser la única Comunidad que carece de Plan Regional de Residuos Peligrosos, cuando la política de residuos es, por Ley, una política planificada, por lo que no cabe la adopción de decisiones unilaterales del sector privadole. "En este contexto, es en el que Cementos Alfa proyecta incinerar en sus hornos una cantidad 6 veces superior a la generación de Cantabria de residuos peligrosos utilizables para este fin, lo que excede ampliamente las necesidades regionales y es una apuesta indiscutible por su importación de otras comunidades".

Acto de inhibición

iiLa aprobación de este proyecto sólo puede hacerse en un acto de inhibición de responsabilidades por parte de los poderes públicos, supeditando el interés general, de una forma bochornosa e ilegal, en favor de un interés privado. En cuanto al inicio del trámite de la Autorización Ambiental Integrada por parte de Cementos Alfa, no puede interpretarse como una concesión por su parte, ni argumento en su favor, no es más que la vía que legalmente tenía que haber emprendido desde un principio y que sin embargo ha estado eludiendo durante seis meses con argumentos a cual más peregrinos. Este hecho deja en evidencia a la empresa, políticos y sectores profesionales que venían sosteniendo durante todo este tiempo la legalidad del proyecto, cuando en realidad ni siquiera su tramitación era correcta.

Signos de debilidad

Tampoco la actitud del Gobierno Regional cántabro sale bien parada, tardar tanto tiempo en resolver algo tan obvio, solo puede entenderse como un signo de su propia debilidad ante las fuertes presiones de la Empresals, señalan los ecologistas.


 volver