La fiscalía acusa a Valdemingómez de provocar graves problemas ecológicos

Las aves sufren altos niveles de contaminación

EL PAIS, 5 DE JULIO DE 2004

JOSÉ A. HERNÁNDEZ, Madrid

La Fiscalía de Madrid revela en una denuncia que el “descontrol “ de la planta incineradora de Valdemingómez ha provocado el lanzamiento al exterior de agentes tóxicos que están afectando a aves que anidan en un perímetro de cinco kilómetros a la redonda. La fiscalía adjunta a su denuncia informes del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y de la Guardia Civil que aseguran que, entre 2001 y 2003, la incineradora, gestionada en nombre del Ayuntamiento por la empresa Urbaser, ha expulsado altas cantidades de furanos, dioxinas y metales pesados.

El ministerio público ha interpuesto una denuncia contra los máximos responsables de la incineradora, entre ellos la directora general de la planta, María Jesús Ramírez, la ejecutiva Elvira García Bellido y el ex concejal del Ayuntamiento de Madrid Adriano García Loygorri, entre otros. Les considera responsables del incumplimiento de la estricta normativa por la que debe regirse una instalación de estas características. El fiscal de Medio Ambiente, Emilio Valerio, sostiene que el descontrol de los últimos años en materia medioambiental “es muy grave “ y que las emisiones de tóxicos y metales pesados está dañando el ecosistema de la zona. Los análisis practicados a las aves que viven en el entorno presentan altos niveles de contaminación.


"Hay controles rigurosos"

J. A. H. - Madrid

EL PAÍS | Madrid - 05-07-2004

Fuentes del Ayuntamiento de Madrid han señalado que ignoraban la denuncia de la fiscalía. Precisaron que efectivamente, en 2001, la Comunidad de Madrid tomó una muestra cuyo resultado discrepaba del Ayuntamiento, pero que aquello no se debió a ninguna manipulación de los informes técnicos ni connivencias, sino a un problema que se detectó en uno de los hornos de la planta incineradora, que fue clausurado hasta que se reparó la anomalía.

El problema que dio lugar a que los niveles de toxicidad se disparasen fue localizado en el carbón activo de los filtros de uno de los hornos. "Aquello se solucionó. Se cambiaron los filtros y se revisó la presión de los gases y el problema desapareció", aclaró esta fuente municipal. "En Valdemingómez existen controles rigurosos y estrictos que se ajustan al protocolo de la Comunidad de Madrid que regula cómo hay que actuar en la planta para evitar que la contaminación supere el nivel máximo permitido", añaden en el Ayuntamiento.

El Ayuntamiento considera "imposible" que se pueda manipular un informe o que haya connivencia entre los responsables de la planta y los técnicos para saber por anticipado el día en que se realizan las muestras y reducir los niveles bajando la combustión esos días.

La fiscalía sostiene que cuanto más basura se queme, más rentabilidad económica obtiene Urbaser. Asegura esta fuente municipal que no es fácil reducir o aumentar de un día para otro el volumen de toneladas quemadas. "Se trabaja con cargas constantes; si se baja la carga habría que bajar otros parámetros y la combustión se descompensaría. Son tantos los problemas que ello originaría, que no trae cuenta hacerlo", subraya.

Agrega que las empresas que efectúan las muestras son filiales de la Industria de la Comunidad, no del Ayuntamiento. Entre que se toma una muestra y llega el resultado de la misma desde Barcelona suelen pasar tres meses. No obstante, esta fuente asegura que hay otros indicadores, que se miden casi de continuo, que permiten intuir si se ha lanzado al aire más de lo permitido en furanos y dioxinas. "Salvo aquel problema, que se actuó sobre él con rapidez, la planta está funcionando con normalidad", señala esta fuente.

 volver