500 médicos culpan a la mancomunidad de ocultar datos sobre la incineración

M. O. - San Sebastián

EL PAÍS | País Vasco - 06-07-2004

El colectivo de unos 500 médicos contrarios a la incineradora del Txingudi, que está prevista construir en Hondarribia, aseguró ayer que la mancomunidad que gestiona las basuras de la comarca ha "manipulado" y "ocultado" datos científicos que demuestran que la incineración es perjudicial para la salud.

El odontólogo José Cruz Ruiz Villandiego, acusó a la Mancomunidad del Txingudi de manipular informes sanitarios "incompletos, equívocos y falsos" para ocultar los riesgos de la incineración.Los facultativos afirmaron que la manipulación de la información médica y científica por parte de la Mancomunidad del Txingudi se ha producido "de forma intencionada, peligrosa y posiblemente ilegal", y con el "apoyo explícito de la Dirección de Salud" del Gobierno vasco. Este colectivo, que agrupa a unos 500 médicos y enfermeras, sostiene que la incineración produce "cánceres y otras patologías". Ruiz Villandiego anunció que emplearán la vía penal contra Sanidad si persiste en su idea de realizar "análisis de sangre en niños y adultos que viven en las proximidades [de la futura incineradora] tanto antes como después de su puesta en funcionamiento".

El gerente de Txingudi, Miguel Ángel Muñagorri, negó las acusaciones y replicó que "toda la información facilitada a los ciudadanos sobre la incineradora es veraz". Recordó que en la UE funcionan 700 de estas plantas y que la quema de las basuras está "avalada por la OMS".

Greenpeace, por su parte, exigió ayer paralizar los proyectos de construcción de las dos incineradoras para Guipúzcoa al considerar que generan un "elevado riesgo" de contaminación y podrían repetirse los "problemas" que está causando la planta madrileña de Valdemingómez.


 volver