La jornada festiva fue un acto de reivindicación de la sanidad comarcal

En una parodia, arrojaron el agua de un orinal a la tribuna y mojaron a Revilla, que también fue abucheado

JAVIER/REINOSA

El 'Día de Campoo' fue aprovechado para reivindicar ante el presidente del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, soluciones a los principales problemas de la comarca campurriana. Mientras numerosos vecinos de Valdeolea, equipados con camisetas de rechazo al proyecto de coincineración de Alfa, abuchearon al presidente del Ejecutivo al acceder a la tribuna para presenciar el desfile de carretas, la Comisión Sanitaria de Campoo reclamó un 'hospital de referencia'. Los 'actores' de una parodia reivindicativa arrojaron el agua de un orinal a la tribuna y mojaron a Revilla y a otras autoridades.

Tras comenzar el desfile de carretas típicas, y mientras se distribuían entre el público pegatinas en demanda de un hospital, se dio lectura a un manifiesto a través de la megafonía municipal, en el que la comisión censuraba a Revilla y a la consejera de Sanidad, Rosario Quintana, por la inexistencia de soluciones «para acabar con el grave problema hospitalario que padece nuestra comarca desde hace demasiado tiempo». El manifiesto subraya la «absoluta indignación originada en la frustración derivada de la incomprensión y falta de sensibilidad mostrada por la Consejería de Sanidad»

Huelga general

El manifiesto subraya que si en los próximos días no existe un pronunciamento favorable a estas demandas «llevaremos a cabo las manifestaciones y la anunciada huelga general en la comarca». Tras la lectura del manifiesto, el alcalde, José Miguel Barrio, presidente de la comisión, entregó el documento al presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla.

Durante la jornada fueron varias las estampas alusivas al tema hospitalario. Un grupo hizo una parodia de una intervención quirúrgica a cargo de un médicos de los viejos tiempos, enfermeras y un enfermo en una camilla.

Tras escenificar la parodia frente a la tribuna presidencial, arrojaron el agua contenida en el orinal del 'enfermo', contra la tribuna que ocupaba Miguel Ángel Revilla, que se vio salpicado por el agua

 volver