Ante la orfandad de respaldo social, la CEOE ampara el proyecto de coincineración de residuos peligrosos de Cementos Alfa.

 

 

Con este gesto, la CEOE demuestra que no sólo no representa el interés general de la sociedad, tampoco el de todos los sectores económicos, pues hace oídos sordos al rechazo demostrado a este proyecto de forma clara y rotunda por el sector primario, así como los múltiples pronunciamientos en el mismo sentido de la actividad agroalimentaría y turística de la Comarca.

 

Por otro lado, tenemos que corregir ciertos datos facilitados por la CEOE y Cementos Alfa: aceptando como una práctica extendida la incineración de residuos en cementeras, no se puede concluir que ésta sea mayoritaria y menos que se practique en el 90% de las mismas. En rigor, y según datos de la Secretaría de Estado de Energía, Desarrollo Industrial y de la Pequeña y Media Empresa en noviembre de 2.003, sólo 150 hornos cementeros de los 450 existentes en la UE utilizan algún combustible alternativo, esto es: sólo 1/3 del total. Lo cual tampoco presupone que los 150 hornos utilicen residuos peligrosos, algunos de ellos sólo emplean biomasa como combustible alternativo. En cuanto al grado de sustitución de combustibles tradicionales por residuos se supera ligeramente el 10% en el ámbito de la UE.

 

Sin embargo la actual solicitud de Cementos Alfa supone la sustitución de un 40 % de las necesidades de su horno por residuos peligrosos y una cantidad indeterminada pero incluso superior, a juzgar por las previsiones de almacenamiento, de aceites industriales. Por tanto, perfectamente puede y por tanto llegará, al 100% de sustitución.

 

Por último, el intentar validar socialmente este proyecto en base a datos de niveles europeos de coincineración en cementeras, denota su fragilidad y pobreza argumental, porque esa realidad es perfectamente compatible con el mayoritario rechazo que esta actividad suscita en estos mismos países. Por ejemplo, también la generación eléctrica en Francia proviene en un 75 % de combustible nuclear, hecho que no puede esconder el rechazo social que despierta la utilización de este tipo de energía en este país. Pero sobre todo y lo más importante: a ninguno le tranquilizaría este dato si le proponen poner una central nuclear a la puerta de su casa.

Reinosa, 26 de octubre de 2.004

 

 

 

Fdo. Bernardo García González  

DNI: 72.122252-W  

Teléfono: 942755154

 volver