La incineración de residuos no es la solución más acertada

2-11-2004

La práctica diaria de un individuo estándar de esta sociedad moderna no es más que consumo, consumo y más consumo. Ante esta acción cabe subrayar que cada uno de nosotros nos tenemos que dar cuenta y actuar sobre ella, reflexionar sobre có-mo funcionamos y la cantidad de residuos que producimos y nos hacen utilizar. Los políticos de turno nos plantean, mejor dicho nos imponen (práctica violenta) la incineración para la gestión de residuos tóxicos y peligrosos

Esta gente del poder que es la responsable directa de nuestro bienestar social y ambiental, se propone instalar y autorizar en nuestra región una incineradora en Meruelo, así como la incineración de residuos tóxicos y peligrosos en la cementera de Mataporquera; en vez de adoptar medidas alternativas a la incineración, hoy en día existentes.

Para que nos situemos a grosso modo, no es solución coger materia orgánica y quemarla, coger materia reciclable y quemarla, coger materia tóxica y quemarla. Las emisiones de gases son incontrolables e identificables y por baja que sea la emisión de toxicidad gracias a las nuevas tecnologías, cabe subrayar el dato de emisión tóxica por tiempo de exposición. A medio-largo plazo son fuente directa de leucemia, asma aguda, afecciones en la leche materna, cáncer, etcétera. La incineración contamina directamente tierra, agua y aire (lluvias ácidas, humedales seriamente afectados, ríos, productos agrícolas, animales de la cadena alimenticia...). Esta tecnología moderna tiene un coste muy elevado; esa pizzería (filtros...) con el uso queda contaminada y como consecuencia se produce un residuo tóxico.

Nos tenemos que informar acerca de la incineración de residuos. Tú que lees este escrito: ¿sabes qué es la incineración de residuos, las consecuencias directas? Lo único que nos dicen es que va a ser maravilloso y sin consecuencia negativa alguna. Yo me estoy informando, y no me convence en absoluto, es más, me cabreo y alucino con el alto grado de impunidad que ejercen. Este proceso de incineración de residuos se basa en tres ejes: regresión, imposición y beneficio económico. No nos dejemos engañar por la voces de los políticos, los empresarios y todos aquellos que buscan su beneficio y quieren justificar la incineración en base a una tecnología moderna que saben que no tiene una eficacia suficiente. Pensemos por nosotros mismos y reaccionemos ante una gestión de residuos totalmente regresiva.

Esta gente es responsable directa de lo que nos puede pasar de aquí a 5,10, 20 años, cuando no estén gobernando o gestionando y mientras tanto se hayan saciado hasta el cuello de millones.

La incineración no es rentable nada más que para unos pocos, no recicla, no reutiliza, no es solución, no es sostenible.

Gente del pueblos y ciudades: no os quedéis perplejos y penséis que lo hecho bien hecho está, pedid información real y contrastada, no modificada ni con el visto bueno de sus técnicos y colaboradores y, si hace falta, pediremos las dimisiones pertinentes.

Por un entorno sostenible presente y futuro.

Luis Silió Fernández
Mataporquera

 volver