El Gobierno regional no cree necesario adquirir más derechos de emisión de gases

Cantabria emite el 1,3 por ciento de los gases de efecto invernadero registrados en España

EFE. Santander

El director general de Medio Ambiente, José Angel Irabien, dijo ayer que "no es previsible que las necesidades industriales de la región impliquen la adquisición de más derechos de emisión de gases con efecto invernadero" Y subrayó que en el sector industrial de Cantabria no existe una "especial inquietud" en cuanto al El Plan Nacional de Asignación de Derechos de Emisión que deberá determinar antes de finales de año las cuotas de emisión de cada una de las industrias del país. El director general de Medio Ambiente aclaró que 18 actividades industriales de Cantabria se ven afectadas por el Plan Nacional de Asignación, lo que representa un 1,6 por ciento de las 1.060 registradas a escala nacional.

Irabien, quien participó ayer en la jornada Plan Nacional de Asignación de Derechos de Emisión: ¿cómo afecta a la industria de Cantabria?, organizada por UGT, añadió que el Gobierno de Cantabria "lo que está haciendo ahora es plantear las herramientas adecuadas para obtener los mayores beneficios a corto plazo para ciudadanos e industrias de Cantabria puesto que el objetivo es transformar las limitaciones medioambientales en factores de competitividad para nuestras industrias".

Por su parte, el secretario general de Acción Sindical, Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT, José Luis Hernando, confió en que la jornada sirva para determinar "cuál es la situación actual del Plan Nacional de Asignación, si están registradas en él todas las empresas implicadas en la emisión de gases con efecto invernadero y si en enero de 2005 estará todo preparado para afrontar la primera fase del Protocolo de Kyoto". Por su parte, el consejero de Medio Ambiente, José Ortega, encargado de inaugurar la jornada junto con la secretaria general de UGT en Cantabria, María Jesús Cedrún, recalcó que "es una evidencia la incidencia de los gases con efecto invernadero y que la acción humana influye en una serie de cambios climáticos que hace necesario adoptar medidas cuanto antes, ya que las previsiones son preocupantes".

Y agregó que "lo que estamos haciendo ahora es poner todos los medios para que las empresas puedan hacer frente a este problema de la emisión de gases con efecto invernadero, para lo cual se necesita inculcar la cultura de la necesidad de actuar de inmediato". Ortega mostró su confianza en que la elaboración del Plan Nacional

de Asignación se lleva a cabo en Cantabria "sin problemas" e instó a las empresas y a los sindicatos a colaborar de manera activa en él y en superar el reto de Kioto sin mermas en la competitividad de las industrias. Cantabria emite el 1,3% de los gases de efecto invernadero registrados en España, lo que equivale a su aportación al Producto Interior Bruto, un 1,2% del PIB nacional, y a su porcentaje de población, un 1,3% de la nacional.

De las emisiones de CO2 analizadas en Cantabria, el 60% de ellas corresponden al sector energético, el transporte y la combustión en industrias químicas, papeleras y siderúrgicas; mientras un 19% se identifica con la industria del cemento, el sector químico y la metalurgia. De todos modos, los ponentes participantes en la jornada ugetista, advirtieron de la importancia de implicar a toda la sociedad y no sólo a las industrias, en el objetivo de mejorar el entorno medio ambiental, ya que el 60% de los gases contaminantes proceden de las denominadas 2emisiones difusas", que en su mayor parte corresponden al consumo

Discrepancias de ARCA

E. P. Santander

Mientras tanto, Gonzalo Canales, presidente de ARCA, apuntó dos grandes trabas a la eficacia del Protocolo de Kioto y a la mejora medioambiental: la negativa de Estados Unidos y de sus grandes grupos empresariales a aceptarlo y el traslado de determinadas actividades contaminantes a países subdesarrollados sin exigencias ni normativas medioambientales. El presidente de ARCA mostró además su "pesimismo" por las recientes declaraciones del presidente del Gobierno de Cantabria, Miguel Angel Revilla, indicando que Cantabria dejará de ser deficitaria en energía eléctrica y pasará en breve a venderla.

En este sentido, Canales lamentó que esta mejora en la energía eléctrica regional será "a costa de plantas de cogeneración como la de Sniace (800 megawatios), otra en el valle de Buelna (800 megawatios) y otra en Solvay (400 megawatios)".