Valoración de las charlas realizadas

Las charlas han sido un éxito tanto en Reinosa como en Mataporquera, pero no podemos decir lo mismo de la de Aguilar y eso que ha sido donde más despliegue habíamos hecho, porque la sala, aunque con mucho más aforo, no se ha llenado ni mucho menos: apenas doscientas personas y ausencia de medios de comunicación.

Eso sí, doscientas personas que han salido con una completa información después de ver a unos ponentes que han estado estupendos. Primero, una presentación de los distintos proyectos en Mataporquera y Barruelo, a cargo de la presidenta de CCSA, Conchi Pérez, quien dio paso a Mario Fernández, como ya dijimos médico, miembro de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública, máster en Atención Sanitaria y Medio Ambiente por la Universidad Pública de Navarra y profundo conocedor de la incineración de residuos.

Mario Fernández centró su charla en los efectos para la salud de la contaminación producida por la incineración de residuos: metales pesados, dioxinas y furanos, la forma en que estos productos se difunden y su absorción y acumulación en los organismos vivos. Destacamos sus explicaciones sobre cómo se avanza lentamente en el conocimiento de los efectos que producen en la salud, de las convenciones sobre dosis mínimas legales permitidas y su evolución en el tiempo, todo ello en lenguaje asequible e ilustrado con ejemplos de casos históricos concretos.

Tras él, dos concejales del Ayuntamiento El Pont de Vilomara i Rocafort, Jaume Parcerisa y Antoni Vilanova, vinieron a poner en evidencia las mentiras de su alcalde, que hace aproximadamente un año estuvo aquí, invitado por la promotora Técnicas Reunidas y Alejandro Lamalfa, para contarnos las excelencias de los proyectos de tratamiento de residuos que ya funcionan en aquél pueblo y ahora se pretenden instalar en Barruelo de Santullán. La mala calidad de los empleos, las fugas tóxicas y accidentes, el empobrecimiento de un pueblo donde el paro no ha disminuido y el valor de la vivienda es el más bajo de toda la zona, los casos concretos de trabajadores intoxicados, de chimeneas seguras que no lo son, de empresas que iban separar componentes para reciclarlos y en lugar de ello tan solo trituran y queman...

En fin, no hay peor ignorante que el que no quiere dejar de serlo y por eso hemos echado en falta de forma particular a algunos que no se pronuncian sobre estos proyectos alegando que aún no tienen suficiente información. A otros que sí han estado, se lo agradecemos y esperamos que lo hayan considerado suficiente para decidirse. En cualquier caso, vamos a seguir poniendo a disposición de todos información competente y de primera mano y vamos a seguir, el tiempo que sea necesario, poniendo en evidencia las mentiras de estos parásitos que amenazan el futuro de nuestra comarca.

4-3-02
CCSA

 volver