El Supremo confirma la sentencia de demolición contra dos silos de cemento y otro de clinker de Cementos Alfa SA


-->>[ARCA] [05-04-04]



22:00

 

La demanda fue promovida por ARCA en defensa del río Camesa

La Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo (TS) ha dictado una sentencia, el 10 de febrero de 2004, por la declara firme la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) de marzo de 2001 que atendiendo el recurso presentado por ARCA anuló la licencia otorgada por el Ayuntamiento de Valdeolea a la empresa Cementos Alfa SA para llevar a cabo un Proyecto de Urbanización sobre el polígono 20 y que consistía en encauzar el río Camesa y la construcción de dos nuevos silos de cemento de 8.000 Tms cada uno, más un silo de clinker de 50.000 Tms. En consecuencia el Tribunal Supremo ratifica también la orden de demolición contra todo lo construido.

Recordemos que la sentencia original de la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJC estimó el recurso presentado por ARCA aceptando como argumento de la ilegalidad del Proyecto de Urbanización y su licencia que afectaba a suelos no solo excluidos expresamente del polígono 20 sino además especialmente protegidos y, en segundo lugar, porque los planos no contemplaban la canalización del río en su parte norte.

En la sentencia del TS, de la cual ha actuado como ponente el Magistrado D. Pedro José Yagüe, se han desestimado los tres motivos expresados en casación por Cementos Alfa.

En el primero de ellos la empresa esgrimía una cuestión de forma en el sentido de que el TSJC había dictado una sentencia que dirimía cuestiones que no formaban parte del contenido del acto recurrido. Sin embargo el Alto Tribunal afirma que el TSJC no ha entrado a juzgar cuestiones que queden fuera de lo que constituye el objeto del acto impugnado, porque la extralimitación del Proyecto forma también parte del Proyecto mismo, concluyendo que lo que la sentencia anuló extramuros del polígono 20 lo anuló precisamente por encontrarse de forma indebida en el Proyecto de Urbanización.

En el segundo motivo de casación Cementos Alfa alega la infracción del principio de conservación de las partes independientes de un acto administrativo que no resulten afectadas por la invalidez. Razona la mercantil cementera que si el Proyecto de Urbanización es ilegal por extralimitarse del ámbito territorial señalado en las NN.SS. de Valdeolea hubiera bastado con anular el exceso, sin que ello afectara al resto.

Para rechazar este criterio el TS advierte que Cementos Alfa nunca planteó ante el TSJC la posibilidad de una anulación parcial del Proyecto de Urbanización impugnado y que nunca habó en su contestación a la demanda presentada por ARCA de la posibilidad de conservar parte del Proyecto. Añade que si esta propuesta se hubiera formulado en aquel momento las partes pueden discutir si lo que se pretende censurar tiene o no sustantividad propia, si lo que ha de anularse tiene o no tal relevancia que inutiliza todo, etc. Pero concluye la sentencia del Supremo que esta cuestión no puede ser planteada por primera vez en casación.

Por último Cementos Alfa alegó una vulneración al derecho de tutela judicial efectiva, entendiendo que la anulación de la licencia se hizo sin indicación alguna de la supuesta infracción jurídica en que hubiese podido incurrir. Tampoco prosperó este argumento y en su sentencia el TS afirma que ARCA impugnó la licencia en razón de la ilegalidad del Proyecto de Urbanización y por consiguiente el TSJC la anuló por ser un acto derivado de un Proyecto de Urbanización que es disconforme a Derecho.

 volver