Un estudio concluye que el impacto de la planta de Alfa puede ser admisible
Comisiones Obreras ha vuelto a defender que el proyecto afectará negativamente a la población y el medio ambiente de toda la zona
22/04/2004
La Universidad de Alicante ha realizado un informe sobre el proyecto de valorización energética de Cementos Alfa que concluye que el impacto ambiental de este proyecto puede considerarse admisible, siendo todos sus efectos ambientales compatibles.

Este estudio, realizado a petición del Ayuntamiento de Valdeolea, fue presentado el pasado lunes, día 19, durante la celebración de la segunda reunión del Comité Local de Información y Seguimiento (CLIS) e indica que las emisiones de metales, dioxinas y furanos no suponen un impacto ambiental añadido en el entorno de las fábricas de cemento estudiadas, como consecuencia del empleo de residuos como combustibles.

El 'Informe técnico sobre la posible contaminación producida en una fábrica de cemento al sustituir el combustible por diversos residuos' realizado por la Universidad de Alicante realiza en primer lugar una comparativa entre los hornos de cemento y las plantas incineradoras.

Explica al respecto que teniendo en cuenta las temperaturas máximas y el tiempo de residencia que los gases tienen en el interior de los hornos de cemento, en comparación con las condiciones que se dan en las plantas incineradoras, «es evidente que el horno de cemento es un dispositivo en el que la combustión se producirá de forma más efectiva, independientemente del combustible que se esté utilizando». Añade en este sentido que si se introduce una cantidad de combustible (sea o no un residuo) en un horno de cemento, «se quemará de forma más eficiente que en una planta incineradora, y esto teniendo en cuenta que la planta incineradora está diseñada para este proceso», indica el informe.

Cerca de 30 personas procedentes de organismos públicos, ayuntamientos, sindicatos, asociaciones y distintas organizaciones de la zona de Campoo se dieron cita para debatir distintas cuestiones del Plan de Mejora Ambiental y Productiva que Cementos Alfa quiere implantar en su fábrica de Mataporquera.

Después de presentar el reglamento de funcionamiento del CLIS para su análisis y posterior estudio en la próxima reunión, se propuso a José Ramón Berasategui Moreno, profesor de la Universidad de Cantabria, como presidente de este comité local, elección que obtuvo una unanimidad total.

Posteriormente, y como consecuencia de la petición realizada en la anterior reunión, se debatió la Ley de Prevención y Control Integrados de la Contaminación y la Autorización Ambiental Integrada. Para exponer estos conceptos legales, el CLIS contó con la presencia de un experto en la materia, Alfonso Tajuelo, de la Fundación Instituto para la Sostenibilidad de los Recursos, que resolvió las dudas a los presentes.

CC OO se opone

Por otro lado, el secretario de Salud Laboral y Medio Ambiente de CC OO, Jesús María Puente, ha mostrado su oposición al proyecto de Valorización Energética de Residuos que la empresa Cementos Alfa pretende implantar en sus instalaciones en Mataporquera. En su opinión, las emisiones que Cementos Alfa provocaría con la quema de fuel-blending «podrían afectar de manera negativa a la población y al medio ambiente de la zona, además de a otros sectores como el turismo, la ganadería o la apicultura», según informan fuentes del sindicato.

Colectivos sociales

Asimismo, las asociaciones de mujeres y vecinos de Mataporquera, siguen manifestándose, desde hace ya dos meses, cada jueves, frente al Ayuntamiento, para hacer pública su protesta contra el proyecto de Alfa. cada jueves, solicitan también que el Ayuntamiento fije su postura en contra del mismo, asegurando que «la dirección de Alfa ha intervenido solapadamente en la vida política municipal.Los vecinos mantienen también que «la presión de la empresa sobre el acontecer político local es una realidad desde hace ya muchos años». Su portavoz, Luis Silió Fernández mantienen que «alga no puede contar con la colaboración del pueblo y muchos menos seguir pretendiendo instalar esa planta a costa del miedo real de muchos vecinos y de la sospecha de casi todos».

Por último, los colectivos sociales campurrianos y palentinos, en una campaña en contra de la instalación de la planta, han celebrado en las últimas semanas varias charlas informativas con puntos de encuentro en Reinosa, Aguilar de Campoo y Mataporquera.

 volver