Peridis, Daniel Sánchez y Mario Fernández en Santander

CCSAEl informe de la Universidad de Alicante, desautorizado.

Ayer viernes 23, la afluencia de público interesado en los actos que se vienen organizando para denunciar el proyecto de Cementos Alfa para incinerar residuos en sus instalaciones de Mataporquera dejó nuevamente pequeñas las expectativas. Aproximadamente ochenta personas sentadas y unas cuarenta más de pie, con la sala colmada Esta vez se trataba del Paraninfo de la Universidad de Cantabria y pudimos escuchar, por este orden, a Peridis, Daniel Sánchez y Mario Fernández, presentados por Gonzalo Canales, Presidente de Arca.




Comenzó hablando Peridis, su niñez en la zona, el patrimonio cultural, naturaleza y paisaje, valores que no se contabilizan en los documentos pero que ha llegado a ser nuestra fuente de riqueza futura. El modelo de desarrollo basado en potenciar esta riqueza ya está en marcha, tiene inmejorables perspectivas de futuro y se han invertido en él ingentes recursos, fondos estructurales y esfuerzo de muchas personas. Frente a ello, hizo recuento de algunos proyectos incompatibles con este modelo, desde la térmica de Salinas que se paró a tiempo hasta el actual proyecto de Alfa, pasando por algunos otros.

Peridis insistió en que Alfa está asumida en la comarca desde hace décadas y como tal debe seguir ahí, pero sin emprender proyectos empresariales incompatibles con todo lo anterior, ya que son modelos de desarrollo incompatibles entre sí y la comarca ya ha elegido.

Daniel Sánchez, Director en España de Amigos de la Tierra, empezó rompiendo el tópico de que los ecologistas sólo se ocupan de las ballenas y los pajaritos: “Estamos aquí para defender la vida y la salud de las personas”. Habló de las emisiones producidas por las cementeras que incineran residuos, dioxinas y otros productos que mientras algunos consideran asumibles la OMS dictamina como productos cancerígenos y disminuyen constantemente los límites máximos admitidos. Daniel Sánchez puso en evidencia la falta de política de residuos del gobierno cántabro y la falta de escrúpulos de la cementera, que sólo busca su propio beneficio esgrimiendo Kioto para justificarse. Finalizó diciéndole a Alfa que sepan y tengan muy claro que esta lucha la van a perder.

Mario Fernández, médico especialista en incineración de residuos y miembro de la Asociación para la Defensa de la Salud Pública, pasó a los asistentes unas transparencias divulgativas sobre la capacidad tóxica de dioxinas y metales pesados, su dispersión en el medio, bioacumulación y efectos en el organismo que poco a poco comienzan a conocerse. También habló de las informaciones interesadas según las cuales las dioxinas se destruyen por completo a los 2000 grados de un horno de cemento. Todo ello es cierto, pero también lo es que vuelven a formarse de nuevo en cuanto la temperatura desciende, tanto en el horno como en la chimenea e incluso en el penacho exterior.

Frente a supuestos informes técnicos de universidades que plantean las emisiones de la por incineración de residuos en Alfa como asumibles, Mario Fernández puso de nuevo en evidencia la falacia de los límites máximos permitidos por la legalidad, ya que cualquier exposición es nociva y los límites, que descienden constantemente, dependen exclusivamente de la capacidad técnica e interés político del momento. Finalizó diciendo que el peligro es diferido pero cierto, y debemos aplicar el principio de precaución.

Tras estas intervenciones los asistentes formularon algunas preguntas y, agotado el tiempo disponible se dio por finalizado el acto. Esperamos que la presencia de personas relevantes de la política cántabra, como el Director General de Medio Ambiente, haya servido para transmitir a la Administración que deben escuchar la clara toma de postura de la sociedad de la comarca y actuar antes de que la empresa siga deteriorando el clima social en Campoo y en la Montaña Palentina.

23-04-2004
CCSA

 volver