Manifestación en Santander de los vecinos de Mataporquera. 06/06/2004

«Residuos no, cementos sí»                                     

Alrededor de un millar de vecinos de la comarca se manifestaron ayer en Santander en contra del proyecto de la cementera Alfa para Mataporquera

MARIO CERRO/SANTANDER


Multitudinaria, colorista y ruidosa. Así se puede definir la manifestación celebrada ayer, sábado, en Santander, contra el proyecto de cementera Alfa para su planta de Mataporquera y en la que participaron alrededor de un millar de personas procedentes de toda la comarca de Campoo y de municipios limítrofes como los palentinos de Aguilar de Campoo y Barruelo de Santullán.

Convocados por el Colectivo Ciudadano de Valdeolea, la cooperativa ganadera y los apicultores de Campoo los Valles, ARCA, Ecologistas en Acción, Adeval, la Coordinadora Central Salinas (CCSA), el colectivo ecologista La Braña y Amigos de la Tierra-España y más un centenar de asociaciones y organizaciones, los manifestantes se concentración al filo de las once de la mañana en la plaza del Ayuntamiento santanderino. Allí se encontraban ataviados con todo tipo de pancartas en las que se podía leer: 'Nuestros derechos no son inferiores a los de los directivos de Cementos Alfa', 'Tóxicos, aquí no', 'La salud de nuestros hijos ni se vende ni se regala', 'Comarca ganadera, no basurera' o 'No dejemos que nos contaminen, la vida no se puede comprar'.

Colorido

Pegatinas, campanos, pitos, bocinas, banderas, gigantes y cabezudos, fueron otros de los elementos que dieron la nota de color a la concentración y posterior manifestación, que comenzó una hora más tarde en dirección hacia el Gobierno de Cantabria al son de 'Residuos no, cementos sí', 'Alfa escucha, el pueblo está de lucha', 'Mataporquera también es Cantabria' y 'Esta batalla la vamos a ganar'. Escoltados por una docena de manifestantes montados a caballo, la marcha estaba encabezada por una gran pancarta en la que se podía leer 'Alfa en el teatro de la vida, nos trae la muerte'.

Manifiesto

Después de tres cuartos de hora de lento recorrido, los manifestantes llegaron a Puertochico. Allí, Ascensión Jorrín, una de los cien médicos cántabros que suscribieron un documento en el que se advierte de los riesgos para la salud de la incineración de los residuos de Mataporquera, leyó un manifesto «por la salud de Campoo».

«Hemos demostrado hasta la saciedad que la coincineración de residuos tóxicos y peligrosos es tan perjudicial para la salud de las personas y el medio ambiente, como para el progreso de los sectores ganadero, agroalimentario y turístico. Además el proyecto de Cementos Alfa no genera ni un sólo puesto de trabajo ni es necesario para garantizar la viabilidad de una empresa inserta en un oligopolio que genera ingentes beneficios económicos», se señalaba.

En el escrito, los vecinos piden al presidente del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y a la vicepresidenta, Dolores Gorostiaga, «un desarrollo saludable para Campoo-Los Valles y la Montaña Palentina en sintonía con el esfuerzo colectivo que hemos emprendido en los últimos años, pero no solo para disponer del aire, del suelo y del agua que necesitamos para desarrollar nuestro modo de vida, sino también para disfrutar de unas administraciones al servicio del conjunto de los ciudadanos y no de los intereses de unos pocos», concluía el manifesto leído en Puertochico.


 volver